viernes, 13 de septiembre de 2013

Días felices

Tenía 12 años. Un primo de mi madre se había suicidado. Había sido un día muy triste, eran épocas muy tristes, no teníamos dinero, mi hermana era la adolescente mas desquiciada del mundo mundial y las tres estábamos solas... la familia de mi mamá siempre ha sido difícil y en esa temporada mi mamá estaba saliendo con alguien que la familia no aprobaba. Lo mismo mi hermana, ya andaba con el hombre que ahora es su esposo y mi familia nos veía mal. Hasta a mi me veían mal, por defender a gritos a mi madre y a mi hermana cuando ellos las atacaban, cosa que era exageradamente frecuente. En fin, me disperso... ese día tan lluvioso, tan frío, tan penoso, mi mamá regreso destrozada del entierro. Cuando la vi entrar se me partió el corazón. Estábamos solas, estábamos tristes... Ese día dormimos las tres en la misma cama, más bien no dormimos, lloramos toda la noche. Mi mamá nos dijo cuanto nos quería, cosa muy rara porque en mi familia eso no se acostumbraba y extrañamente recuerdo ese día como uno de lo momentos más felices de mi vida, porque por una noche me sentí querida, me sentí segura, sentí que podíamos contra todo juntas, que teniendo a mi mamá  y a mi hermana, soportaría cualquier cosa.
Ese día me di cuenta de cuanto amor sentía por mi pequeña familia. Ese día fui feliz en medio de la mas horrenda de las tristezas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario