jueves, 8 de mayo de 2014

Monstruando

Cuando se trae la monstruación encima, es difícil reírte de los chistes crueles de tus jefes... Me pase la tarde fingiendo sonrisas ante el doctor cuando lo que mas deseaba era rebanarle la garganta con mis propias uñas. Cerdo machista. Pocas personas han logrado que yo quiera sacar mi instinto asesino y destructor de manera tan rápida. Si no percibió las malas vibras que brotaban de mi es porque algo esta muy mal con él, si algo no tolero es que me digan que por ser mujer no puedo hacer o ser algo importante y que encima se comporte se como si se compadeciera de mi por yo haber nacido con vagina.


En este momento en que siento que la vida es perra, que mi cuerpo esta hinchado, que quiero llorar, tirarme y rodar... lo único que me queda hacer es comer, comer hasta morir. 
Traigan el chocolate.

miércoles, 7 de mayo de 2014

recordé que tengo una vida... celebremos!

Una vida que no solo se trata de él y de que no me quiera tanto.

Me volví a mudar (desde hace cinco años, me mudo cada siete meses)
Me corte el cabello muy raro y ya ha vuelto a crecer (en la puta vida me vuelvo a dejar convencer)
*NUNCA JAMAS volveré a ir con un peluquero gay... son demasiado persistentes...
La facu fatal en cuanto a calificaciones, pero he aprendido mucho.
Mis amigos, lejos. Pero los sigo adorando con cada pedacito de mi adolorido corazón.
Mi corazón, enfermito, volvemos al cardiólogo.
Mi salud, pal perro, pero casi naiden lo sabe.
Mi familia, hecha una maraña. De momento estable. Veremos cuando explota la bomba.
Mi cartera, vacía. Estamos en busqueda de trabajo... Lastima que no se hacer NADA
Tendré lentes nuevos pronto, estoy mas ciega que un topo... ¿los topos son ciegos?
Mi pie enfermo, camino a la curación total.
Mas gorda que nunca, por supuesto.
Mis sueños, estancados.
Mi cerebro, con ganas profundas de cambio.
Mis ovarios con quistes.
Jejeje...
Mi talento para escribir, sigue estando muy oculto...

Y la canción de John Legend... porque su música me hace la vida menos miserable... Dios, se me caen los calzones por este hombre...

El exceso de sinceridad...

En tu caso hay una delgada linea entre la sinceridad y la crueldad.
En mi caso... soy estúpidamente sincera y blanda.