jueves, 8 de mayo de 2014

Monstruando

Cuando se trae la monstruación encima, es difícil reírte de los chistes crueles de tus jefes... Me pase la tarde fingiendo sonrisas ante el doctor cuando lo que mas deseaba era rebanarle la garganta con mis propias uñas. Cerdo machista. Pocas personas han logrado que yo quiera sacar mi instinto asesino y destructor de manera tan rápida. Si no percibió las malas vibras que brotaban de mi es porque algo esta muy mal con él, si algo no tolero es que me digan que por ser mujer no puedo hacer o ser algo importante y que encima se comporte se como si se compadeciera de mi por yo haber nacido con vagina.


En este momento en que siento que la vida es perra, que mi cuerpo esta hinchado, que quiero llorar, tirarme y rodar... lo único que me queda hacer es comer, comer hasta morir. 
Traigan el chocolate.

1 comentario: