viernes, 1 de agosto de 2014

La vida va muy rara. Al menos durante estos meses me he recordado a mi misma el rumbo que debe tomar vida, lo que de verdad es importante. Estos meses han sido realmente tormentosos, me he sumergido en ese mar de miedos y dudas que no ha hecho mas que lastimarme más. El lado bueno es que me ha puesto los pies sobre la tierra. Realmente no estoy convencida de muchas de mis conclusiones. He tenido noches en las que de verdad en querido caer inconsciente por miedo a seguir pensando, es toda una tortura saber que es de noche y que debo acostarme, porque se que esa es la peor parte de mi día. Mis pensamientos van desde la incertidumbre economica que me tiene vuelta loca, el miedo de no poder concluir mis estudios, las discuciones con mi madre, la salud de mi madre, mi propia salud (sobre todo la mental, que va peor), los sufrimientos de mi hermana, la vida que lleva mi pequeño sobrino... y él y sus sentimientos por mi, él y el día en que ya no este cerca. He imaginado lo peor de todo, he tenido un miedo enorme de vivir.
Y así, despues de tanta tortura, siempre procuraba terminar el tormento intentando imaginar cosas más bonitas, intentando pensar en las cosas en las cuales soñaba antes de tener tanto miedo.

1 comentario:

  1. cuando todo vaya mal no olvides que puedes contar conmigo, cuando vaya bien diviertete!

    ResponderEliminar