domingo, 4 de septiembre de 2016

Hace 4 años estaba pensando en si me enamoraría un día. Pensaba que encontraría a alguien, que sabría distinguir si la persona valía la pena, si me mentía. Que sería algo bonito. Que estaba preparada para querer a alguien por que estaba feliz y completa. 
Hace tres años empecé a creer que nunca nadie me amaría. Que nadie podía quererme como yo quería. Nada es tan bueno y tan puro. Luego deje de pensar.
Al día de hoy extraño ser como hace cuatro años. Tan ilusa... tan convencida de que todo sería fácil con quererlo. Ya no recuerdo donde leí que uno solo enamora bonito la primera vez, uno solo cree ciegamente en alguien la primera vez. Me da tanta tristeza pensar en que ya nunca estaré ciega. 
Supongo que conforme la gente envejece va encontrando nuevas fuentes de felicidad. Antes yo creía que el amor de pareja era el centro de todo. Ahora cuando pienso en futuro creo que lo que más feliz me hará será por siempre mi carrera y mi familia. Ya ni siquiera creo que sea tan necesario tener pareja. No me preocupa vivir sola. 
No creo poder volver a confiar en alguien como quisiera hacerlo. No creo poder estar en una relación sin miedo. No creo que nadie pueda.
En fin... me pongo a leer las cosas que he escrito aquí y me da una vergüenza enorme ser tan sonsa. Resisto los impulsos de borrarlo todo porque sé que un día lo leeré y me partiré de risa. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario