sábado, 26 de noviembre de 2016

Llanto bueno

Lo primero que alguien te dice cuando estas llorando es que dejes de hacerlo. 
He pasado los últimos días conteniendome para no llorar, para no verme triste. Y hasta que dejé de contenerme me sentí mejor. Probablemente me deshidrate un poco. Y fue raro porque inmediatamente después de despertarme, sin pensar en si debía o no, me deje caer y lloré hasta que me dolieron los ojos. Otra vez no sé como manejar esto. Se que estoy en una crisis depresiva, que si tengo un problema con eso. Y bajo ese pensamiento me digo a mi misma que se pasará en unas semanas y volveré a la normalidad, tengo la esperanza de que en enero por fin pueda pasar al psiquiatra. Entre tanto procuro mantenerme entretenida, procuro hacer las cosas bien, comer, estudiar, hablar con la gente, pero en las noches se descompone todo, cuando no tengo ante quien mostrarme bien y me da una ansiedad tremenda, porque sé que es el peor momento para ponerme así. Sin contar que la vida no ayuda, los problemas en casa están tomando colores oscuros que no quiero voltear a ver. Y yo sé que podrían ponerse más grandes y entre más lo pienso peor me va. Busco soluciones y aunque las encuentro siento que todo se me escurre de las manos. Que no puedo proteger a la gente que quiero solo con mis intenciones. Sé que yo no puedo cambiar las cosas. 
Sin contar mi vida académica que me tiene con el alma en un hilo, pero al menos me mantiene en pie, soy consciente de que no puedo tirarme a morir ahora. No hasta que termine el módulo.
Y mi vida en pareja que bueno, por más que estoy segura de tomar las decisiones correctas siento que no puedo afrontar el peso que conllevan. Que es demasiado para mi. Y aunque las cosas mejoren poco a poquito, me siento tan abrumada en estos días que el peso de errores viejos me doblan la espalda. El nombre de ese fantasma viejo me araña el corazón. 
Creo que solo me queda seguir llorando y aguantarlo todo.

2 comentarios:

  1. Nada de lo que diga podría hacerte sentir mejor, pero admiro que pongas resistencia a las adversidades, creo que para eso estamos aquí, la vida entera en un problema que resolver y confío en que tu podrás hacerlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con aparecerte aquí me hiciste sentir mejor.

      Eliminar