jueves, 24 de noviembre de 2016

No es el momento

No es el momento para que escriba, para que piense ni para que sienta.
Y por supuesto, me pongo a escribir, a pensar y a sentir.
Estoy perdiendo el suelo de nuevo. Me esta costando mucho trabajo enfocarme porque estoy aterrada de la vida. De fallar. Entonces meto la pata perdiéndome en laberintos que me armo en la cabeza. 
Me disperso.
No pasa nada.
Tengo el corazón muy grande. Radiológicamente comprobado. Un corazón grandote para una niña demasiado pequeña de cerebro. Ay Dios, todavía no crezco. 
Me faltan taaantas cosas por vivir. Me falta mucho de todo. Mucho que leer, mucho que pensar y mucho que sentir. Necesito pensar en lo que viene y no en lo que está atrás. 
Ojalá pasen rápido los días. De las cosas que me construyo, siempre salgo mejor después de haber estado muy mal. Y actualmente estoy mal, no tanto, pero si un poco. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario