miércoles, 8 de noviembre de 2017



Me ocupo inútilmente de mi vida...

Me ocupo inútilmente
de mi vida
mientras espero que
despiertes.
Estuviste a punto de
romper el cristal
que nos separa
y por fin encontrarnos.
Sólo viste tu imagen
reflejada.
No miraste al través.
Del otro lado estaba yo,
llamándote.
Llegaste a mí
sin darte cuenta.
Por una puerta entraste,
que no me conocía,
y te quedaste aquí,
sin saberlo.
Ahora te veo caminar
por la ciudad,
dueño de ti, sin anclas,
y me sonrío,
porque ese tú que anda
por ahí,
es el que está soñando.
Y aquí dentro de mí
te sueña el verdadero.
Renata Durán


Te espere demasiado. 
Y aún tienes el descaro de decir que me hace falta amarme a mi misma para que tú me ames. En verdad que no podrás nunca ver lo que te ame y nunca podrás admitir que lo hiciste mal, que hiciste daño, simplemente por siempre te negaras a verlo. Nunca es tu error, nunca eres tu. Siempre te piden demasiado, siempre es demasiado absurdo, complicado. En ti nunca hay esfuerzo.
Alguna vez creí que terminariamos y magicamente entenderías todo. Que valorarías lo que te di, que lamentarías perderme. No será así. Nunca seré más que el mueble en el que te recargabas. Nunca me veras. Y yo valgo más que eso, estoy segura, mira que si me quiero, por eso te he dejado. 


Tú eras el desierto...

Tú eras el desierto...
Anduve tus caminos,
sedienta, solitaria.
Casi que muero un día
buscando encontrar agua
en ti. Siquiera gotas.
No encontré sino sed.
Bebí arena seca.
Horas de sol y sal.
No quiero recordarlas.



En verdad  casi muero, pero ya deje de buscarte. Ahora de ti ya ni siquiera espero que algun día puedas aprender de esto.

lunes, 6 de noviembre de 2017

Esta será la primera vez que escriba de verdad para ti. Sé que no me escucharías si te lo dijera, así que empezaré ya porque sé que pronto llegará el momento en que sea necesario y me faltaran las fuerzas para decírtelo, para enseñarte lo que se pueda.

Te volví a ver el domingo 4 de agosto del 2013. Recuerdo que encendí la lap para cancelarte pero en verdad quería verte. Te extrañaba... hasta pensé que sería malo para mi, que no tenía sentido, que pasaría lo de siempre. Siempre pensé que el día que me tuvieras dejarías de quererme. Con eso en la mente dije que estaba bien verte, yo sabía que no debía prestarte mucha atención así que no perdía nada. Y nos vimos. Yo temblaba de verdad porque te ví y sentí que quería quererte y que me quisieras y me asuste muchisimo. Pero te veías diferente y creí que tal vez si lo intentabamos funcionaria. Te pensé sin descanso durante esos días y decidí decirte que quería estar contigo, que estaba lista para intentarlo. Que te veías tan cambiado que de seguro esta vez sí podrías quererme de verdad.
Pasaron los días y yo estaba verdaderamente feliz, loca de felicidad. Pero yo lo sabía, no tarde en sentirlo: esta vez tampoco me querías de verdad. Pero yo forcé todo y estaba segura de que me verías pronto, de que me amarías. Tú me lo dijiste en octubre, afuera de la lavandería: no me querías tanto. Recuerdo cómo me temblaba la mandíbula y como se me enfrió el cuerpo, me negué a creerlo. Unos días después S apareció en escena y supe que todo se iría al carajo. Lo supe antes que tú.
Luego todo el drama... mis llantos empezaron cuando me vi en tus ojos y note que ya no me veías de manera en especial. Aun recuerdo los ojos con que me miraste cuando te dije adiós esa noche, el seis de enero. Me fui a mi casa y lloré hasta que me quede dormida.
El 24 de enero terminamos. El 25 volvimos. Tú me dijiste que preferías tenerme a mi, que yo era perfecta, tu un idiota y que no querías quedarte solo mientras ella se iba detrás de otro porque sabías que ella realmente nunca te daría una oportunidad. Lo que más recuerdo es a mi diciendome: soy perfecta, pero no me quieres. La quieres a ella porque no te quiere. Y aun así me quede a tu lado. Lloraba todas las noches mientras tu dormías, leía las cosas que ustedes se escribían y ahí empecé a ponerme loca de verdad. Me atreví a decirte una noche, que me lastimaba que hablaras tanto con ella: tu me respondiste que no ibas a dejarle de hablar solo por mi. Y te diste la vuelta. Pasaron los meses, mientras yo te ayudaba con los trabajos de la universidad tu estabas en tu sala escribiendole a ella.
Cuanto me dolio, cuanto te escribí, cuanto callé, cuanto lloré.
Te fuiste a Oaxaca y regresaste, empezamos a vivir juntos y al principio todo iba perfecto, te veías feliz, me empezaste a tratar bien y cuando yo empecé a creer que me querías te lo pregunte pero tu dijiste que no me amabas. Que aun pensabas en ella. Y empezaron las comparaciones con A. como ella tambien te gustaba, cuanto te divertía...En cuanto tuvimos vacaciones, el primer día en que nos separamos la buscaste. Cuando me di cuenta lloré a mares, me sentí estúpida por aguantar tanto. Aun recuerdo que me fui a bañar, tu entraste al baño y cuando me viste llorando te enojaste conmigo.
Nos mudamos, hable contigo, te conté todo, te dije que sufría mucho y tu me juraste que podías cambiar, que me querías, me lo juraste. Y yo te esperé pero las cosas no cambiaban y yo estaba peor. Cocinaba para ti en las tardes y luego transcribia mis libros para intentar aprender algo pero no podía, solo lloraba y lloraba... y un semestre entero paso así. Hasta que un día cuando despertaste te avente el celular después de servirte el desayuno. Te dije que sabía que me mentías y que sabía que la seguías buscando. Una vez más juraste que me querías a mi, que solo le hablabas para entretenerte pero como me lastimaba dejarías de hacerlo. Pasaron dos meses antes de que volvieras a hacerlo.
Mientras tanto yo era estúpida bolita de dolor, lloraba cada que estaba sola, cosa que era muy a menudo y me aisle. Me sentía idiota, fea, aburrida. estúpida. Quería decírtelo, quería preguntarte porque me hacías todo esto si tu jurabas quererme. Lo intentaba. Juro que intentaba dejar de pensar que seguías engañandome, pero tú volvías y volvías a buscarla.
Una vez tuviste que llevarme al hospital, te veías estresado y me dijiste que tenías mucho trabajo que hacer, te dije que me dejaras que estaría bien. Cuando volví a casa te encontré jugando videojuegos. Me respondiste que aún faltaban muchos días para entregar la tarea y mejor te pusiste a jugar. Revise tu celular y habías estado hablando con ella.
Y me hiciste esto infinidad de veces. Siempre me dejaste sola cuando te necesitaba.
Hubo mil cosas bonitas, pero tus groserías, algunos empujones, tus mentiras... tambien fueron miles.
Hubo canciones que ignoraste y poemas que nunca quisiste leer.
Pasteles que te decepcionaron.
Besos que no quisiste recibir.
Y yo volvía a ti porque a veces me mirabas y me recordabas la primera vez que nos vimos y cuando te veía así yo podía jurar que me amabas.
Yo estuve para ti siempre. Cuando fallabas, cuando estabas feliz. Te ayude en lo que pude. Te ame con todo lo que tenía. Intente mil veces demostrarlo de todas las maneras en que se me ocurrió. Te di mi confianza tantas veces y tantas veces la quebraste.
Llegó el día en que tenías que irte y yo te pregunte que pensabas de nuestra vida juntos. Tu dijiste que había sido mala. Después de todo esto, de los años, de todo el amor, de todos los días en que te cocine, te cuide, te ayude, te acompañe a donde quisieras, después de que abandone a mi familia y a mis amigos, de las noches que dormí a tu lado eso fue lo único que me dijiste. Una semana después estabas arrepentido y yo pensé que por fin te habías dado cuenta de que podías amarme.
Pero no fue así. Estábamos juntos pero yo era un mueble al que solo te acercabas a dormir.
Y yo casi te suplicaba, yo te pedía que me hablaras, yo te seguía, te esperaba.
Yo dejaba la universidad, yo dejaba todo por ir a donde tu estuvieras. Te acompañe a tus entrevistas de trabajo, te ayude a buscar fuera. Estuve contigo en todo. Pero ya estaba muy rota, completamente descerebrada. Yo ya no estaba. Me perdí en algún día en que me dí cuenta de que era la más idiota de las mujeres por dejar que me trataras así a cambio de unas sonrisas los fines de semana y caricias por las noches. A cambio de estar en lugares donde no me sentía cómoda por ir tras de ti. Aunque me dijeras que te aburría. Aunque no te gustaran mis palabras cursis, ni mis regalos tontos.
En este tiempo me dijiste un par de veces que me amabas para luego decirme que mentías.
Te fuiste de nuevo y empezaste una nueva vida en la que yo quería formar parte de alguna manera. Me la vivía esperando a que me hablaras. A que me contarás como te iba. Contando los días para verte de nuevo. Pero tu no me quieres en tu nueva vida, apenas y hablas conmigo.
Y yo sigo esperandote. A que voltees a verme y me quieras.
Por que te quiero yo despues de todo? por que eres genial, verdaderamente genial. Con todos menos conmigo. Porque quiero estar ahí cuando triunfes. Porque te conozco y sé que vales mucho y me gusta como eres. Pero no conmigo. Pero te conozco demasiado y sé que queremos cosas en la vida tan parecidas que me hice una novela creyendo que las viviriamos juntos.
Pero especialmente porque soy la más idiota de las mujeres.

De nuestros momentos buenos... te he escrito tantas veces sobre ellos! intentando que los recuerdes, intentando no olvidarlos, intentando volver a vivirlos. Pero no me escuchas.
Tu no quieres verme.
Yo ya no quiero esperarte.
Tu nunca te has quedado a mi lado cuando he estado rota, enferma de cuerpo y mente.
Tu te aburres y me dejas sola.
Yo te conocí, aprendi de ti, busque la forma de conocer tu mundo pero te negaste a conocer el mio.
Palabras de cariño vacías, amenazas, burlas, groserías.
No acompañarme, minimizarme, mentirme.
Ni siquiera amabilidad...
Que demonios estoy haciendo a tu lado?
Por que carajo me hace falta el valor para terminar?
Por que eres tan cruel?
Dios, yo solo no quiero que esto se quede así. Antes soñaba con ser la madre de tus hijos. ahora te juro que ya no. Ya solo quiero vivir en paz, pero quiero enseñarte. No quiero que te vayas por la vida así sin querer a alguien. Sin por lo menos intentarlo. Pero como carajo te hago ver tus errores? Como hago que todo esto valga la pena?
Como dejo de quererte?
Como dejará de dolerme no verte?


De alguna manera conozco las respuestas. No aprenderás ni me amaras nunca.
Un día dejaras de dolerme.
Esto nunca valdrá la pena.
Yo solo quiero que seas feliz. Lejos de mi tal vez, pero feliz.
Para mi solo quiero paz. Y no volver a enamorarme nunca en la vida. 



Esto lo escribí en febrero, ha pasado montón desde eso. En verdad  no eres malo, no te odio ni nada. Todo lo contrario, te pienso con un cariño inmenso, aunque ya no estoy enamorada de ti, me duelen todos los sueños rotos, me duelen mucho. Y lo dejaré así, para recordar porque termino todo. Porque te extraño un poco. Dolió mucho. 
Quisiera saber que estas bien. 



Creo que lo único que paso es que aunque yo hubiese sido la mas hermosa e inteligente mujer, tú jamas me hubieses amado, porque no era yo a quien querías amar. 




cambie de opinión en algo, si puedo y quiero enamorarme y también quiero vivir que alguien se enamoré de mi.  

lunes, 30 de octubre de 2017

Dilo en tres líneas

o en veinte palabras. Reclamame tú lo que quieras, pero tambien tendrás que hacerlo en tres líneas. 
Pero no, porque tengo mucho que decirte, aunque jamás te importe ni te enteres.
Despues de los reclamos empecé a pensar que en realidad era mi culpa. Que yo me imaginaba todo y que esperar que me amaras era una idiotez. Y soy una tremenda IDIOTA. No puedo creer que empezará a creerte de nuevo. Que empezara a justificarte. Aun mientras me perdías solo buscabas una excusa, algo que te hiciera creer que esto no tenía nada que ver contigo: un libro que nada tenía que ver o alguna estupidez por el estilo...
Y pensé en aquello de que no te das cuenta de lo que haces y que te hago parecer el mayor villano del universo. No lo creo. Eres egoísta, demasiado pero nada más. Es que nunca me viste, nunca te diste cuenta de que yo estaba ahí y nunca pensaste en mi, en mis sentimientos. 
Yo quería darte todo. Yo quería ser la madre de tus hijos. Yo quería cuidar de ti lo que me durara la vida.
Dices que no me quieres insistir para volver, cierto, no lo esperaba de ti. Nunca quisiste esforzarte para mi, por mi. Aquí siempre fui yo quien nos cargaba. Nunca quisiste ni siquiera abrirle la puerta a mi amor, yo me quedé cansada de esperar. 
Hubo cosas buenas, pero no equilibraron la balanza con las malas. Hubo llantos horribles, como dices tu, llantos que pesaron demasiado. Solo estabas acostumbrado a la calidez y la comodidad que es tener alguien que te ame con locura. Pero yo no pude seguir llorando a tu lado. Tienes que ser libre, libre para enamorarte por primera vez. Yo tengo ganas de que alguien alguna vez me ame. Y sé que no quieres ser tú quien lo haga.
Yo me recuperaré. Yo lo único que quiero es estar con alguien a quien pueda explicarle mis miedos y mis ilusiones sin tener que resumirle en tres líneas mi vida, para que no se aburra.
Alguien que no se enoje conmigo por colgarme de su cuello para besarle
La verdad es que si, has sido demasiado cruel conmigo, pero yo te lo permití. En verdad deseo que seas feliz. En tres lineas:

siempre tendrás un lugar en mi corazón
te debo demasiado y jamás lo olvidaré
deseo con todo mi ser que seas feliz


perdona si fueron más de veinte palabras. No volveré a contarlas.   

TENIA MONTON DE PALABRAS EN MI MENTE, PERO SOY TAN ESTUPIDA QUE ANTE LA ESPERANZA DE QUE UN DÍA ME LEAS, HE BORRADO CASI TODO, PARA QUE NO TE ABURRAS. 

miércoles, 4 de octubre de 2017

Y lo hice!
Tome antidepresivos.
Recuperé amigos.
Hasta baje de peso.
 Y estoy feliz, porque ahora sé lo que quiero para ser feliz: poder aprender, poder ver niños y ancianitos sonreír. Amar a mi familia a morir. Vivir así de bonito.

Han pasado cosas feas, he llorado y todo, pero he salido del agujero. Ya no me derrumbo. Y creo que puedo seguir así. Viviendo conmigo misma, feliz y completa a como de lugar.

domingo, 12 de marzo de 2017

La tristeza de la vecina

Realmente conozco la canción desde pequeña, pero no la había sentido. 
A la pobre vecina le mintieron. Se nota que le partieron el corazón feo. Y lo digo porque la canta con dolor, la ha cantado toda la tarde con muchísimo dolor.


Él me mintió 
Él me dijo que me amaba 
Y no era verdad 
Él me mintió 
No me amaba 
Nunca me amo 

Y me dio por leer la letra y repetirla sin cantarla y hasta a mi me dolio. Supongo que porque a mi tambien me dijeron que me amaban y no era verdad jajaja
En fin, solo me quede pensando en que tan adolorido tienes que estar para hacer una canción que tambien a otros le duela escuchar. 
Hace algunos años alguien me comento en el blog que no hay palabras dulces para un corazón que duele. Y sé me quedo demasiado grabado. No sabía que tanta razón tenía, para jamas lo olvidaré. 

martes, 21 de febrero de 2017

Te digo adiós, amor, y no estoy triste...

Te digo adiós, amor, y no estoy triste.
Gracias, mi amor, por lo que ya me has dado,
un solo beso lento y prolongado
que se truncó en dolor cuando partiste.

No supiste entender, no comprendiste
que era un amor final, desesperado,
ni intentaste arrancarme de tu lado
cuando con duro corazón me heriste.

Lloré tanto aquel día que no quiero
pensar que el mismo sufrimiento espero
cada vez que en tu vida reaparece

ese amor que al negarlo te ilumina.
Tu luz es él cuando mi luz decrece,
tu solo amor cuando mi amor declina.
Rafael Alberti

viernes, 3 de febrero de 2017

Lluvia

Estaba completamente bloqueada. Las cosas que comúnmente me duelen me dejaban una sensación rara, pero no podía llorar. Era extraño sentir dolor... pero sin sufrirlo. Algo así. Era como: me están rompiendo el corazón de nuevo, pero estoy bien. No lloro, no me duele, me dejaba fría únicamente, estaba vacía. 
Y es por eso que abandonaré las pastillas en cuanto pueda hacerlo. No puedo vivir sin sentir aunque es genial hacerlo, pero tengo que dejarlo porque de alguna estúpida manera es el dolor quien te enseña a no equivocarte. Aún así tener el cerebro despejado me hizo reconsiderar muchísimas cosas. El dolor me nublaba completamente el juicio así que sin el, al final de todo la experiencia fue buena. No me dejaré morir de nuevo. 
Aunque tenga el corazón desgastado.
Aunque este sola.
Podré con mi vida. Llorar tambien ayuda a sanar, es como cuando llueve, el agua lo lava todo y las cosas se ponen como nuevas, mas brillantes o coloridas. Cambia el olor y el tacto de todo. Pasa lo mismo cuando lloramos, podrá ser una tormenta terrible y dejar mil señales de que estuvo ahí rompiendolo todo, pero en algún momento acaba y cuando vuelves a mirar todo está lavado y fresco. 
He pasado mucho tiempo intentando dejar de llorar, ahora no. Lloraré lo que sea necesario. 
Y bueno, aceptaré las cosas como son, tal vez no soy la mujer más fuerte del mundo, ni la más bella ni la más inteligente. Y apuesto a que me romperán el corazón cien veces más, me sentiré estúpida todas esas veces y lo arreglaré y volveré a caer... hasta que tenga el corazón tan desgastado que ya no pueda seguir igual y entonces la vida cambiará como siempre cambia. Solo no dejaré que me consuma de nuevo, a final de cuentas, se puede vivir así y se puede disfrutar de muchas cosas aunque sufras otras.
Fuerza y valentía son las únicas cosas que necesito. 
Dejemos que llueva.

viernes, 27 de enero de 2017

Después de mucho amenazar con hacerlo... por fin lo hice.
Hoy empece a tomar venlafaxina. De verdad ya no podía más y de verdad deseo con toda el alma que funcione bien porque ya necesito sentirme bien. 
Pedir ayuda es una de las cosas más difíciles que he hecho. Me puse exageradamente nerviosa y no podía hablar, solo lloraba. Pero ya esta. 

miércoles, 25 de enero de 2017


If I touched myself the way you touched me
If I could hold myself the way you held me
Then I wouldn't need you, no, I wouldn't need you
No, I wouldn't need you to love me

If I could replace the things you gave me
If I could see my face without the tragedy
Then I wouldn't need you, no, I wouldn't need you
No, I wouldn't need you to love me

But I do so come back, come back

If you could see the way I act when I'm alone
If you could hear my voice crack over the phone
Then you'd know I need you, oh, you'd know I need you

Oh, you'd know I need you to love me


Dijiste que te escribiera a ti, que me leerías.
Que solo te importaba lo que yo pensara de ti.
Que te pidiera ayuda cuando lo necesitara y estarías siempre para mi. 
Pero ahora ya no recuerdas o ya no piensas lo mismo. Tienes las puertas abiertas. Podrías buscar la manera de llegar a mi, de entenderme. Pero no has querido hacerlo. No has cuidado de mi en todo este tiempo. La única vez que has sido sincero conmigo y contigo fue cuando te fuiste y te diste cuenta de lo cruel que habías sido conmigo. Y cuando volviste prometiste muchas cosas que nunca cumpliste. Ahora nos podemos alejar. Será fácil. Yo no cambiaré nada. Alejate solo. Yo te seguiré dando mi cariño como siempre, pero ya no te pediré que vuelvas. Ya no te esperaré. Te perdone y acepte cien veces. Ojalá que abras los ojos un día y te des cuenta de que te di todo mi cariño. Y ojalá no se te olvide como no cometer los mismos errores.  
Pero un día no estaré y no será por mi. Y aún así, aún con esto, sigo esperando a que cuando estés empezando a irte, voltees a verme y te des cuenta de que no deberías hacerlo. De que deberías amarme y dejarme amarte. 


Pero te juro que no seguiré así. Voy a estar bien, por mi, 

lunes, 16 de enero de 2017

Reacomodando


A quién le importen mis palabras. mis canciones y mis llantos.
Y mis miedos.
Mis historias repetidas.
Solo a quien le importe esto, mi vida entera, mis pensamientos. Y si no hay, nunca más.

domingo, 15 de enero de 2017

Tal vez no importa...


"Cuando yo era niña mi madre me decía 'querida'; era una palabra. Cuando iba a la escuela la maestra me decía 'querida'; era otra palabra. Pero la primera vez que Mauricio, sin voz casi, me dijo '¡querida!', aquello ya no era una palabra: era una cosa viva que se abrazaba a las entrañas y hacía temblar las rodillas. Era como si fuera el primer día del mundo y nunca se hubiera querido alguien antes que nosotros. Por la noche no podía dormir. '¡Querida, querida, querida!...' Allí estaba la palabra viva rebotándome en los oídos, en la almohada, en al sangre. ¡Qué importa ahora que Mauricio no me mire si él me llena los ojos! ¡Qué importa que el ramo de rosas siga diciendo 'mañana' si él me dio fuerzas para esperarlo todo! Si no hace falta que nos quieran... ¡si basta querer para ser feliz abuela, feliz, feliz! "

Alejandro Casona. Los árboles mueren de pie.

Tal vez no importa.
Tal vez uno solo deba dejar que nuestro amor hacia otros nos llene. Sin temer que no sea correspondido. Sin pensar en que mañana acabe.
Tal vez todo este tiempo lo he estado haciendo mal, preparándome para un final que no quiero ver llegar, esperando a que todo salga mal.
Tal vez yo he pedido demasiado, sin dejar que las cosas corran solas, sin forzarlas, por miedo a dar y que nunca me sea dado.
Tal vez tan solo he sido egoísta y no me he dejado vivir el amor que siento.
Tal vez yo esté mal. De mis errores yo llevo la cuenta y mis errores son los únicos que puedo solucionar.

En este punto, yo solo quiero vivir las cosas. Sin pensar en que tan rota quedaré si acaba mal. Dejando que el calor que mi amor produce me caliente a mi, sin importar si él puede notarlo o no.
Qué más da, viviré mi amor, que es lo único que tengo.
Viviré mi tristeza cuando me toque vivirla.


Me voy a regalar sola la alegría que nadie me puede dar.

viernes, 13 de enero de 2017

Largo larguísimo adios

Hoy te deje ir, pero te juro que no quería.
Te amo.
Aunque no lo creas nunca.
No me voy a engañar. Se que me olvidarás pronto. Y tengo miedo de pensar en cuantos malditos años me va a llevar olvidarte. Tengo miedo de pensar en cuánto más voy a llorar por las noches queriendo abrazarte, queriendo estar cuidándote, queriendo estar a tu lado.
Nunca cuidaste de mi.
Me dejaste sola demasiadas veces. Y yo te amaba.
Me dijiste groserías muchas veces. Y te seguía amando.
Me mentiste muchas veces. Y te amé.
Fuiste indiferente otras tantas. Y te amo.
Te seguí siempre. Te he querido siempre. Dios, si existes ayúdame. Ayúdame a que me duela menos dejarlo ir. Ayúdame.
Hace años, cuando empezaba a escribir acá me pregunté algo...
qué hace uno cuando el corazón le duele?

*No fue. Al final un pequeño mensaje me hizo retractarme. Pequeño. No sé si esta bien o mal. No quiero saber.

martes, 10 de enero de 2017

Promesas

La única vez que anote mis propósitos por acá, pude cumplir algunos... lo intentaré de nuevo

1. Llorar menos
2. Hacer ejercicio, mi gordo corazón lo implora
3. Estudiar más
4. Reír más, salir más
5. No cortarme el cabello hasta mi graduación
6. Desapegarme
7. Comer menos basura
8. Leer mis novelas
9. Darme la oportunidad de conocer gente

Sencillo.
Jajajaja

Realmente solo quiero dejar de ser una persona triste.