domingo, 15 de enero de 2017

Tal vez no importa...


"Cuando yo era niña mi madre me decía 'querida'; era una palabra. Cuando iba a la escuela la maestra me decía 'querida'; era otra palabra. Pero la primera vez que Mauricio, sin voz casi, me dijo '¡querida!', aquello ya no era una palabra: era una cosa viva que se abrazaba a las entrañas y hacía temblar las rodillas. Era como si fuera el primer día del mundo y nunca se hubiera querido alguien antes que nosotros. Por la noche no podía dormir. '¡Querida, querida, querida!...' Allí estaba la palabra viva rebotándome en los oídos, en la almohada, en al sangre. ¡Qué importa ahora que Mauricio no me mire si él me llena los ojos! ¡Qué importa que el ramo de rosas siga diciendo 'mañana' si él me dio fuerzas para esperarlo todo! Si no hace falta que nos quieran... ¡si basta querer para ser feliz abuela, feliz, feliz! "

Alejandro Casona. Los árboles mueren de pie.

Tal vez no importa.
Tal vez uno solo deba dejar que nuestro amor hacia otros nos llene. Sin temer que no sea correspondido. Sin pensar en que mañana acabe.
Tal vez todo este tiempo lo he estado haciendo mal, preparándome para un final que no quiero ver llegar, esperando a que todo salga mal.
Tal vez yo he pedido demasiado, sin dejar que las cosas corran solas, sin forzarlas, por miedo a dar y que nunca me sea dado.
Tal vez tan solo he sido egoísta y no me he dejado vivir el amor que siento.
Tal vez yo esté mal. De mis errores yo llevo la cuenta y mis errores son los únicos que puedo solucionar.

En este punto, yo solo quiero vivir las cosas. Sin pensar en que tan rota quedaré si acaba mal. Dejando que el calor que mi amor produce me caliente a mi, sin importar si él puede notarlo o no.
Qué más da, viviré mi amor, que es lo único que tengo.
Viviré mi tristeza cuando me toque vivirla.


Me voy a regalar sola la alegría que nadie me puede dar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario